Seguir a este pintor en su nueva página http://palmeral2.blogspot.com.es/

domingo, 2 de marzo de 2008

PUTAS Y PRINCESAS


No me gusta ir de estrecho por la sociedad porque fui uno de los mayores pecadores del siglo pasado. Ahora estoy fuera de servicio. No estoy para arrodillarme sino más bien para que plastifiquen mi DNI sobre una lápida de mármol.

Cuando me niego a ver películas medio pornográficas en familia me dicen que soy un estrecho de mente.

Estos días me encuentro por todas partes noticias, artículos, películas y comentarios sobre esta hipocresía social que se llama prostitución sostenible, averías sociales, y que se le ha llamado de todo : desde el oficio más viejo del mundo, hasta comercio de la carne, mercado de mujeres, trabajadoras del sexo, esclavitud de nuestros días o lacra social. Las películas americanas, puritanas e hipócritas cuanto más puritanas son, nos vendieron a las prostitutas en brazos de los marines con yoyó blanco en la cabeza como una parte del ocio de los soldados, necesidad fisiológica del héroe que va a morir. O recientes películas con prostitutas de lujo a las que le tomamos cariño, nos hemos ido endureciendo el corazón sensitivo ante esta esclavitud de nuestro tiempo como si el mal fuera necesario, pero también es cierto que caminamos hacia un Estado no social, y sí mercantil y económico que pisotea a los más débiles y no protege a nadie. Por no hablar de la prostitución infantil y los mal llamados paraísos del sexo. En algunos lugares de España existe la costumbre de "Ir de putas", es decir, se juntan unos amigos y se van a los "puticlub" o "topless" o la llamadas casa de citas en busca de mujeres como el que va al fútbol o al bar. También se puede conseguir sexo por medio de periódicos de Internet, página pornográficas las hay por doquier.

Vivimos en una sociedad global occidental y permisiva que carece de solución para este tema o quiste social, porque se llegó a decir que si no hubiera prostitución violarían a nuestras hermanas, madres y esposas. Desde el punto de vista ético es un tema que atenta a la dignidad humana, dicho este, desde el bien jurídico lesionado, no se puede considerar actividad comercial o laboral el que una mujer se venda a un hombre o ceda su intimidad por el terciopelo del dinero. Porque la mediación de dinero no determina un trabajo remunerado en este caso, porque esta mujer o gigolo, casi siempre, se ha dejado solicitar, como se solía decir antes, por una necesidad económica, para salir de la precariedad, de la miseria, mantener a sus hijos u otras necesidades como es el tener que emigrar. Mujeres una veces engañadas otras consentidas, pero siempre para sobrevivir, estoy seguro que ninguna de ellas lo hace por voluntad propia sino por coacción o necesidad acuciante, por falta de medios laborales de subsistencia.

Cuando media un pecunio, unos dineros, ya puede ser considerado como el intercambio de sexo entre personas libres y mayores de edad, es como querer cuadrar el círculo de lo injustificable, porque la sociedad tiende a solucionar sus desvaríos o averías o más bien sus lacras por medio de parches sanitarios, sindicales o sociolaborales. Luego tenemos el asunto de las menores de edad que no tienen capacidad legal -18 años- para decidir por ellas mismas, y su consentimiento no vale. Las mujeres o los gigolos se acostumbran a vivir con un trende vida al que luego no pueden renunciar.

Toda clase de prostitución ha de ser entendida como una nueva forma de esclavitud, aunque esté despenalizada en el Código Penal y no tenga solución como la droga o el alcohol en una sociedad que tiende a la libertad de la república del individuo como meta e ilusión demagógica. Y ningún Gobierno quiere problemas con sus votantes, y omiten siempre involucrarse en este tema. Los Ayuntamientos lanza Bandos que no solucionan nada sino que tan sólo consiguen desplazamientos de barrios. La solución es obvia, hay prostitución porque hay demanda, clientes y están a la vista. Hombre y padres de familia que internas a sus hijos en colegios de curas y a sus hijas en colegios de monja, que dan golpes hipócritas de puritanismo y por la noche a buscar fulanas. La solución pasa por penalizar a los clientes, a los consumidores de sexo comprado, pagado con un dinero que es simple mecanismo de coacción y poder, con penas de cinco años de cárcel y su nombre en Edicto público, o una lista pública en la Prensa para todos aquellos hombres que cada noche van a los puticlub, recogen chicas semidesnudas en los arrabales de las ciudades y la meten en el coche, saunas de lujo, vistas de casas de lenocidio, hoteles etc. Claro esto no es aceptable, porque caerían en las redes gente importante : millonarios, políticos, jueces, policías, médicos, bomberos y demás oficios. Sanciones fiscales porque este medio de pago es sin declarar a Hacienda. Las prostitutas no dan facturas con IVA, luego, existe un comercio con fraude fiscal.


La permisividad sólo lleva a una situación real. Ahora toca la denuncia documental como en esta película "Princesas" y nada más, un documental social como pueden ser las listas de espera en los hospitales, la ludopatía, drogas u otros modos decadentes del hombre y sus circunstancias orteguianas. En este orden de cosas, es el hombre el que explota a la mujer desgraciada en el 80% de las veces, la mujer sigue siendo víctima, porque la sociedad siempre abusó de ellas y continúa. La mujer es ofendida con un nombre común peyorativo : puta, perra, fulanas..., en cambio, el hombre que consume putas no tiene nombre, que yo sepa, se queda anónimo bajo el apelativo de cliente o lo más "putero", que incluso está hasta bien visto en algunas sociedades machitas. Dejo a los lectores la oportunidad de buscar un nombre que los defina y los descubra.

Podríamos seguir hablando sobre la sanidad pública, de los portadores del SIDA, de las enfermedades venéreas, pero qué importan estos temas cuando la televisión nos ofrece películas pornográficas, el cine no le da importancia a la prostitución, los periódicos anuncios de contacto, y el sexo parece como una parte de ocio y el deporte, como si la dignidad humana ya no importara. La policía teme la vuelta a la clandestinidad. Porque la sociedad considera este tema, de la explotación de la mujer, como un mal inevitable, o sea una nueva esclavitud, riegos previsibles del comportamiento social de occidente. ¿Y la dignidad humana, dónde queda la mancillada dignidad? Muchos no saben ni lo que significa dignidad, dignidad es estima, respeto por uno mismo, y que no tolera que la humillen. "Dignidad humana", es una cualidad o condición intrínseca por el simple hecho de ser humano.

Para que la LIBERTAD sea libre ha de tener bajo los pies a miles de esclavos.

He dejado en el teclado muchos temas sin tocar en este asunto sin solución. No he hablado de que la prostitución es un negocio regentados por mafias, una forma de tráfico de mujeres como mercancía, intercambio de carne humana. La abundancia de dinero negro y otro dineros rojos, facilitan el poder de algunos para comprarlo todo, y gastar sin mesura.

SOLUCIONES: No tiene. Quizás una presión social puede reducirla pero no erradicarla.

ARTíCULOS RELACIONADOS:

-La prostitución permitida

NOTICIAS DE AGENCIAS
10 de febrero 2008

Cortar las líneas a las prostitutas que se anuncian en los periódicos. Esta es una de las medidas que estudia el Gobierno británico para combatir la industria del sexo, según publica este domingo 'The Sunday Times'.

Otra de las medidas que propone el estudio interministerial es incluir como delito el pago por los servicios sexuales. La policía se encargaría de identificar las personas sospechosas de prostitución y daría sus nombres a las compañías telefónicas para que les cortaran la línea.

La fiscal general, Vera Baird, asegura que es fundamental poner coto a la demanda de "call girls" (prostitutas a las que se llama por teléfono) si se quiere acabar con el tráfico de mujeres.

El Colectivo Inglés de Prostitutas ha declarado al dominical que ese plan podría llevar a las calles a muchas mujeres que se dedican a la prostitución, lo que haría más difícil el trabajo de la policía. Muchas de ellas mujeres tendrían que volver a la calle, donde "es diez veces más peligroso trabajar, que en un apartamento".

El Gobierno británico asegura que su propuesta copia el ejemplo de Suecia, donde las compañías telefónicas se comprometen a cortar las líneas telefónicas de burdeles y prostitutas.ZA

Archivo del blog

Datos personales

Mi foto
Alicante, ALICANTE (ESPAÑA), Spain
Página administrada por el pintor, poeta, escritor y conferenciante Ramón Fernández "PALMERAL".